Pronóstico de Tutiempo.net
Dos compañías han exportado pequeños cargamentos de la formación nacional

Vaca Muerta ya produce petróleo

Elradardelsur.tv-25/06/2019

En las últimas semanas, dos compañías han exportado dos pequeños cargamentos de la formación, uno de petróleo ligero, el otro de gas natural licuado.    

Desde que los ingenieros confirmaron que Vaca Muerta contiene enormes cantidades de petróleo y gas, teoría que sospechaba un geólogo estadounidense hace un siglo, se disparó el entusiasmo por replicar el auge del fracking en EE.UU.

Primero llegó YPF SA y Chevron Corp. Luego, Total SA y Royal Dutch Shell Plc. Entre ellos, invirtieron cerca de US$13.000 millones en exploración durante los últimos ocho años. Sin embargo, había obstáculos y la producción era marginal.

En las últimas semanas, dos compañías han exportado dos pequeños cargamentos de la Vaca Muerta, uno de petróleo ligero, el otro de gas natural licuado, en presagio a lo que los funcionarios de la industria dicen que será un flujo constante de envíos para fines de año. 

Si bien, aun existen muchos obstáculos logísticos y económicos, es la primera señal de que todo el dinero y tiempo invertido, podrían dar frutos y convertir a Argentina en el proveedor de energía global que solía ser hace más de una década.

Por su parte, Shell anunció en diciembre una ampliación de las operaciones y como símbolo de aprobación de la primera perforación intensiva de shale fuera de Norteamérica, Exxon Mobil Corp. generó un compromiso similar este mes. Al parecer, se pronostica que los envíos de petróleo ligero de Argentina alcanzarán los 70.000 barriles por día el próximo año.

Un analista de Bloomberg, Jaimin Patel, explicó, "Un mayor crecimiento en la producción de petróleo y gas de Argentina y, más importante aún, la capacidad de exportación, tienen el potencial de limitar notablemente los déficits comerciales".

Hay un largo camino por recorrer para acercarse al punto de referencia de la producción de shale de la Cuenca Permiana en Texas y Nuevo México, donde la producción resulta en envíos por la costa del golfo de aproximadamente 2,5 millones de barriles diarios.

Los desarrollos de infraestructura, como carreteras y tuberías, retrasan el progreso de la perforación. Los productores también quieren que el gobierno, que ha estado alejando a Argentina del proteccionismo, finalmente suavice las condiciones de las exportaciones. Esto significa poner fin al derecho de primer rechazo de las refinerías nacionales y cumplir con la promesa de eliminar los impuestos a la exportación a fines de 2020.

Los perforadores también deben tener en cuenta la política. A la mayoría le gustaría que Mauricio Macri sea reelecto como presidente en octubre,  porque enfrenta a Cristina Fernández de Kirchner cuyo control del capital asustó a los inversores extranjeros.

Cargamento de GNL

Además del envío de Vista, la compañía YPF exportó hace poco el primer gas natural licuado de Argentina desde una barcaza que tenía anclada frente a la costa atlántica. 

Según se supo, el próximo trimestre tiene contemplados más envíos desde la barcaza, que puede licuar hasta ocho cargamentos al año. También se pueden aumentar las ventas con envíos vía tubería a países vecinos como Chile, Brasil y Uruguay.

Estas exportaciones de gas son soluciones a corto plazo. Teniendo en cuenta que el consumo en Argentina se está reduciendo en los meses más cálidos, los perforadores nacionales necesitan acceder a mercados mucho más grandes para que valga la pena invertir en gas de esquisto. Por eso ya se está considerando la construcción de una terminal de GNL que podría costar US$5.000 millones, ya sea en la costa pacífica de Chile o en un puerto del Atlántico argentino.

Según explicó Marcos Bulgheroni, director ejecutivo de Pan American Energy, en una conferencia en Neuquén, Vaca Muerta necesita ambas salidas costeras.

Si los planes de exportación avanzan, la producción de GNL se disparará. Según un informe de la firma de investigación energética Wood Mackenzie, para 2024 Argentina podría robar la participación de mercado de Estados Unidos en Asia,  porque los petroleros que navegan desde sus costas podrían evitar la congestión del Canal de Panamá.

Pero si Argentina no logra obtener una porción del mercado global de GNL en los próximos años, probablemente los productores retiren los planes de perforación. Sin duda, la nación sigue siendo un importador del combustible.

En la conferencia en Neuquén, Macri explicó a una sala de ejecutivos petroleros que el lento alejamiento del mundo frente a los combustibles fósiles pone en peligro el shale de Argentina.

"La gente del sector petrolero está relajada porque aún hay tiempo", dijo. "Pero nunca se sabe cuál será el camino del ingenio. Así que debemos aprovechar al máximo el momento".