Pronóstico de Tutiempo.net
F. Varela: nuevamente se ensañan con los más vulnerables

Un matrimonio de abuelos sufrió violento robo

Elradardelsur.tv-28/06/2020

La violencia que ejercen los delincuentes no tiene límites.   

Se ensañan con los más vulnerables, solo para sacarle un poco de dinero, dejando traumas y pánico. 

Esta vez le tocó a un matrimonio de abuelos de 88 y 71 años, vecinos del barrio Villa Vatteone de Florencio Varela. 

Dos malvivientes ingresaron a su casa ubicada en la calle Cabildo. Al señor lo tiraron en el piso, lo maniataron y golpearon, mientras que a su mujer la sostenía uno de los ladrones apretándole la cara para que no gritara. 

Robaron dinero y una medalla de oro y plata dándose a la fuga. 

EL RADAR DEL SUR entrevistó a María Paula, hija de las víctimas, quien nos contó el calvario que vivieron sus padres. 

“El viernes por la madrugada, cuando mis papás, Carlos  y Teresa, estaban durmiendo fueron sorprendidos por dos delincuentes que ingresaron por la ventana del fondo, arrancando las rejas. 

A mi papá lo tiraron en el piso al lado de la cama, le ataron las manos mientras le pegaban golpes de puño. A mi mamá, la dejaron del otro lado si bien no la maniataron, uno de los ladrones la sostenía y le apretaba la cara para que no gritara. 

Los dejaron encerrados en la habitación, uno de los sujetos encontró las llaves donde guardaban dinero, agarró toda la plata y una medalla de oro y plata que le habían dado a mi papá como reconocimiento de los 30 años en su trabajo. Luego, se dieron a la fuga. 

Cuando se fueron, mi mamá pudo desatarlo a mi papá. Quedaron muy angustiados, el susto fue muy grande. 

Se comunicaron con nosotros, fuimos, llamamos a la policía que vino rápido junto al personal de científica y una ambulancia para asistirlos. 

Mi papá sufrió golpes en el ojo, el pecho y un corte en el codo.  Él tiene cáncer pero está en muy buen estado de salud por la edad que tiene. Mi madre tiene esquizofrenia, apenas camina y toma medicación para poder dormir.  

Nadie vio nada, no hay cámaras de seguridad. 

Lo único que siento es impotencia, bronca e indignación porque no había necesidad de pegarle y maltratarlo a mi viejo como lo hicieron”.