El Radar del Sur
Pronóstico de Tutiempo.net
Los dueños de casa fueron precintados y golpeados

Tierra de nadie: Rompepuertas en el Cruce de Florencio Varela


Elradardelsur.tv – 15/04/2017 – Primicia
De esto no se habla, los sucesos delictivos que ocurren en jurisdicción de la comisaria tercera deben ser ocultados bajo la alfombra. 
El sábado 8 de abril, alrededor de las 21 hs.  delincuentes irrumpieron en una vivienda ubicada en la intersección de las calles Las Américas y Necochea, del barrio López Romero en el corazón del Cruce Varela.
Llegaron en una camioneta Toyota Hilux. Llovía intensamente. Golpearon diciendo que eran policías, el dueño de casa no les creyó, le exigió una orden, y sin mediar palabra utilizando un ariete le rompieron la puerta a golpes.
Cinco hombres fuertemente armados, vestidos de policía, ingresaron y redujeron al matrimonio y al hijo de la pareja.
El menor fue encerrado en el baño bajo amenaza que se quedara quieto si quería volver a ver con vida a sus padres.
La pareja fue precintada, uno de los sujetos les dijo “perdieron”.
A pesar que el jefe de familia les indicó donde tenían dinero, los delincuentes los golpearon en varias oportunidades, la mujer termino perdiendo el conocimiento.
Los delincuentes se llevaron una importante suma de dinero, teléfonos celulares, las billeteras, algunas cadenitas de oro, una playstation, entre otros elementos.
Los sujetos se marcharon rápidamente en la camioneta donde los aguardaba un cómplice, habría un automóvil de apoyo.
Ese no fue el único hecho ocurrido en la última semana, también ingresaron en una casa ubicada en la calle Ameghino entre Yrigoyen y Balcarce, y en otra casa de la calle Braille entre Yrigoyen y Balcarce, 
La preocupación de las autoridades policiales de la comisaría 3ra. de Florencio Varela, está más concentrada en esconder los hechos delictivos que en perseguir a los delincuentes.
Son tantos los damnificados que a esta altura creemos que la inoperancia, la inacción, la ineficiencia es algo nato del titular de la dependencia.
Vamos a terminar con un vecino asesinado, y en ese momento ya será tarde. Nadie escucha los reclamos, todos miran para otro lado.