El Radar del Sur
Pronóstico de Tutiempo.net
Claypole: Comerciante aseguran que sintió vergüenza ajena

Mecheras al ataque: utilizan chicos para robar


Elradardelsur.tv – 14/04/2017 – Exclusivo
Como pirañas organizadas, un grupo de seis mecheras utilizando dos criaturas que sostenían en brazos, hurtaron mercadería de una casa de artículos del hogar.
El negocio, Ponsa Hogar, está ubicado en el límite de la localidad de Chaypole, partido de almirante Brown con la localidad de Solano partido de Quilmes. Sobre la avenida Juan Domingo Perón (ex 24) entre Pensamiento y Amapola.
Las malvivientes ingresaron al comercio y utilizando siempre la misma modalidad sustrajeron varios elementos.
Mientras una sostenía al pequeño en brazos, otra  palpaba cual caja estaba con mercadería, desechando las vacías, una tercera se ocupaba de distraer a los vendedores, y en un santiamén la caja era colocada entre el cuerpo de la ladrona y el nene, tapando rápidamente la mercadería con el abrigo que llevaban puesto.
La misma escena mirando la filmación se repite varias veces.
Leonardo Ponsa, propietario del comercio narró “Ocurrió el jueves a las   11, 30 hs. ingresaron un grupo de mujeres, con criaturas en brazos, yo estaba con un cliente, los empleados también, distraía, robaban, salían, entraba. La esposa de un cliente voy el movimiento y dio aviso, pero escaparon. Habíamos puesto más mercadería a la vista, muchos artículos para el día del padre, eso fue lo que más se llevaron, DVD, máquinas de afeitar, para cortar pelo, cajas de herramientas, destornillador eléctrico, planchitas, etc.
Da vergüenza ajena ver como el chiquito al notar que van a esconder la mercadería se acurruca en el hombro de la madre para taparla, da la sensación que está acostumbrado, adiestrado, que sabe lo que debe hacer”
Es conocido, que estas mujeres delincuentes, a pesar de ser aprehendidas, vuelven a actuar. 
La novedad es que ahora utilizan criaturas menores, a quienes tienen en sus brazos. Con la ayuda de otra integrante de la banda, toman la mercadería y la colocan debajo de su abrigo entre su cuerpo y el del niño, para luego salir del local y dejar el articulo robado al cuidado de otra malviviente.