El Radar del Sur
Pronóstico de Tutiempo.net
Florencio Varela : Otro caso que conmueve el corazón de los que somos sensibles

Joven varelense gravemente enfermo pide ayuda


Elradardelsur.tv – 5/12/2013 –

Hernán tiene 20 años, sufre de atrofia muscular espinal progresiva, ya no puede movilizarse y hasta le cuesta respirar, necesita asistencia, le dieron la espalda. Los responsables de Desarrollo Social de Florencio Varela nos demuestran una vez más que están muy lejos de comprender y solidarizarse con las necesidades del pueblo Varelense.

Hernán vive en una humilde casa de la calle Thevenet al 1841, entre Alvarado y Berutti, del Barrio de Villa del Plata, de Florencio Varela, al sur del gran Buenos Aires.

Claudia su mamá nos recibe expectante. Nos dice “Hernán no creía que ustedes vendrían, tantas veces le prometieron ayudarlo y después todo queda en la nada”

“Él tiene una enfermedad terminal, Atrofia muscular espinal progresiva, sus músculos se van muriendo, le cuesta respirar, necesita una mochila de oxigeno, además un colchón, el que tiene es un desastre, un ventilador y un cochecito para trasladarlo. Desarrollo Social de Florencio Varela no le brinda nada, hasta la dieta que le daban, a través de unos bonos que yo debía cambiar en determinados mercados, y que  había indicado el Dr. Esteban Till, con todas las vitaminas y proteínas que Hernán necesitaba se la sacaron, por que según ellos no había ingreso para poder darle la comida, discutí, le dije que hicieran una excepción y me dijeron que no” “Últimamente se ahoga muy seguido, ya me dijo el médico que posiblemente en un corto plazo halla que empezar a alimentarlo a través de una sonda.

En Desarrollo Social nos dieron la espalda, fui a Derecho Humanos, la señora Cuca me prometió una computadora portátil  para que él se entretuviera, y nunca llegó.

Terminó la primaria, pero el secundario no lo pudo hacer porque no hay colegios para que el asista, ya que necesita personal preparado para atenderlo si padeciera alguna crisis”

Claudia nos acompaña hasta el dormitorio donde Hernán nos recibe sentado en su cama, sobre un colchón viejo, gastado que ni cotín tiene, es solamente un rectángulo de goma espuma y un viejo ventilador chilla entre vuelta y vuelta, rompiendo el silencio del cuarto.

Su cuerpo es muy chiquito, débil, desgastado, corroído por la grave enfermedad que sufre.

Tiene una sonrisa franca y unos hermosos ojos color gris.

Dice”Me desperté temprano, pero no creía que fueran a venir, muchos me mienten, me dicen que me van a auxiliar y después se borrar, hasta la comida me sacaron porque ya soy mayor”

Necesita una mochila de oxigeno, una computadora portátil, (le encantan las redes sociales)

mueve una mano y podría manejarla, un carro para su traslado y un sillón en condiciones.

Hernán cobra una pensión asistencial de $1400

Cuando le preguntamos que necesitaba su respuesta fue cortita, simple y concisa dijo “Ayuda”

Ayuda…. Ayuda….ayuda

Esa palabra quedo resonando en nuestro pensamiento, que frio deben tener el corazón aquellos que le negaron la asistencia a un joven condenado por una enfermedad tan cruel.