Pronóstico de Tutiempo.net
Le prometieron identidad reservada y no cumplieron

Florencio Varela: Testigo en peligro

Elradardelsur.tv – 23/01/2018 – Único medio
Mirta no paraba de temblar y mira para todos lados mientras relataba su calvario.
Ella se comunicó con nuestra redacción pidiendo ayuda…” Todos me dan la espalda, no encuentro respuestas en ningún lado” comenzó diciendo la desolada mujer.
“Fui testigo de homicidio, colaboré dando pruebas precisas, luego que la justicia y la policía me garantizara que mis datos serian de identidad reservada, que los homicidas jamás sabrían de mi existencia.
Y no fue así. Familiares y conocidos de los malvivientes comenzaron a acosarme. Apedrearon mi casa, ingresaron, rompieron todo lo que pudieron, mientras revisaban todo a su paso.
Días pasados, llegaba a casa, vivo en la zona conocida como “La Cava de Caacupé “baje del remis, que me dejó sobre el asfalto y comencé a caminar,  de un automóvil descendió un sujeto armado, me llamó por mi nombre, bajaron otros dos, me tomaron de los cabellos  mientras me arrastraban hacia el auto diciendo “a vos te gusta hablar, te gusta señalar, bueno ahora no vas a decir una sola palabra más, hoy es tu ultimo día” en ese momento vecinos que estaba cerca intervinieron y los sujetos me soltaron tirándome al suelo.
Hice la denuncia, una y mil veces, pero no obtengo respuesta. Hable con el jefe distrital López, con el jefe del comando de patrullas comisario Martínez, con el comisario Castillo de la policía local, acá en la municipalidad con el secretario de seguridad, me mandaron a ver a la psicóloga. En defensa civil, hable con Franco Risso, se me rieron en la cara junto a un tal Elías, ya no sé qué hacer. Me van a matar, me dicen en la fiscalía que no viva sola. Una vecina con los chicos se mudó a mi casa, pero ellos también corren peligro. Tengo angustia, no creo ni en la justicia, ni en la policía, ni en nadie. Yo actué como correspondía, colaboré diciendo lo que sabía, me prometieron identidad reservada y no cumplieron. No me oculto más, doy la cara, total los asesinos ya saben quién soy, porque el estado no me protegió.