Pronóstico de Tutiempo.net
Se trata del "Loco" Romero, senador provincial, ex concejal varelense por el FPV 

El camporista acusado de abuso, no renunció y cobra $180 mil por mes

elradardelsur.tv-23/04/2019

Tras la confesión de Thelma Fardín, se destaparon cientos de acusaciones y denuncias. Varela no fue la excepción. Recordemos que el senador provincial de La Cámpora, Jorge Romero, ex concejal varelense por el FPV, fue denunciado por abuso. Sin embargo, a pesar de su gran confesión en Facebook y varias denuncias en puerta, Romero no renunció a su banca y sigue cobrando $180 mil pesos mensuales.

Y es que el ex concejal está muy bien asesorado por sus íntimos amigos Máximo Kirchner y Andrés “Cuervo” Larroque.

A pesar de que Romero recibió reiteradas presiones para que renuncie a su bancada, quienes lo asesoran saben que lo mejor es que pase el tiempo.  Si logran que la denuncia se pierda en la agenda mediática,  saldrán ilesos y continuarán utilizando los fondos del Senado de la Provincia para hacer campaña en las próximas elecciones.  

Romero, hizo su confesión vía Facebook en forma deliberada y por decisión de La Cámpora. Sin embargo, el abusador evitó presentar la renuncia a su cargo. Y no es casualidad.

El ex concejal se encuentra en un gran dilema.  Si el legislador renuncia, perdería la suma de módulos que maneja y pasarían a estar en manos de su reemplazante natural, la ex vicegobernadora Graciela Giannettasio.

Además, hay que tener en cuenta que Romero tiene bajo su poder una suma de dinero cercana a los 2 millones de pesos que se le asignan a la bancada y son repartidos entre contratos, becas y demás herramientas de blanqueamiento político.

También se sabe que gran parte de esa plata es destinada a la territorialidad. Pero La Cámpora decidió descartar la renuncia a su banca para no perder el manejo de estos fondos.

El propio Romero, en una humilde publicación de Facebook, se hizo cargo de haber realizado actos de los que no se enorgullecía, culpando al patriarcado que predomina en la sociedad y en la que él se crió. Pero a la hora de dar un paso al costado y en un claro acto fallido, advirtió que él estaba a disposición de lo que su armado político dictamine, dejando de alguna manera a la Justicia de lado.

En un vaivén de declaraciones vía redes sociales, demuestran que ni siquiera un político entiende que las acusaciones que recaen sobre su espalda son patrimonio del poder judicial. 

Fuente: Real Politik